Subida al Pico Caroche

Vistas desde lacimaUn año más, tendrá lugar en Teresa de Cofrentes, el tradicional ascenso estival al Pico Caroche, concretamente el próximo sábado 10 de agosto. Este será el tercer año consecutivo que participo en esta expedición y es que una vez lo haces, engancha… Os cuento como ha sido mi experiencia ¡a ver si os animáis a hacerla este año!

La ruta comienza a las 6 de la mañana, con la fresca, el punto de encuentro es la parada de autobuses del pueblo. Minutos antes va apareciendo gente de todas las edades, vecinos y visitantes, totalmente equipados con mochilas, cantimploras, bastones, frontales, linternas, etc… aunque todos y todas con cara de sueño porque el madrugón es importante, sí, pero tiene su recompensa. Se comienza la marcha con mucha puntualidad, todavía de noche y es que una de las cosas más mágicas que nos ofrece esta ruta es ver el amanecer a medida que se va ascendiendo.

Inicio de la subida al Pico Carcoche

Silueta al amanecer

Pasada la primera hora ya llega el momento de cambiar el frontal por el sombrero y el sol empieza a descubrirnos los colores y paisajes que la naturaleza nos ofrece. La luz avanza sobre las montañas que hasta ahora sólo parecían lejanas sombras en lo alto, apareciendo ante nosotros como dorados gigantes de piedra cubiertos de pinos que huelen a vida.

Caminando a contraluz

Sobre las 8:30 ya empieza a costarme un poco de esfuerzo subir alguna pendiente y entre trago y trago de agua comienzo a tener apetito después del madrugón… creo que ha llegado la hora de hacer un alto en el camino y alimentar el cuerpo, una cosa rápida no más de 10 minutejos, para no perder el ritmo ¡Y nada de sentarse! ¡Qué luego ponerse en pie cuesta una barbaridad!

Camninando sobre piedras-al-amanecer

El paisaje no deja de sorprenderme, grandes caminos que se estrechan, barrancos, valles, riachuelos… A lo lejos distingo a las personas que encabezan la marcha, diminutas van desapareciendo detrás de la curva que forma la montaña… ya llegaré… disfruto al máximo de cada paso y a pesar de que el cansancio y el sol empiezan a hacer mella, el verde me proporciona aliento de sobra para continuar.

Monticulo subida Pico Caroche

Gente pequeñita a lo lejos

Riachuelo con rocas y juncos

El camino va avanzando, a veces en silencio, a veces conversando con tus acompañantes, escuchando atentamente a alguien que parece conocer el terreno y los nombres de todos los montículos y lugares o escuchando una amena conversación que dos mayores de la zona tienen sobre la manera que ya se perdió de trabajar la tierra de los bancales abandonados que veo en esas zonas tan altas.

Conversando con un niño por el camino

Unos te preguntan de dónde eres, otras te piden que les envíes las fotos que estás haciendo, hay quien recuerda la subida del año pasado y quien ya piensa en la del año que viene.

Tres monticulos y pinos

Ya veo la casa del olmo, señal de que queda menos camino hasta el final, aunque ahora el esqueleto de este árbol que fue testigo del paso del tiempo, yace ya en el suelo… Pese a ello os muestro la magnitud que tuvo ese árbol en una foto de antaño, cuando todavía estaba en pie.

Casa del olmo

Otra de las cosas que me alegra el recorrido es encontrarme en plena naturaleza con algún animal, y a lo largo del sendero es fácil advertir algún rebaño pastando libre por estas montañas.

Cabras pastando por el monte

Cabras bebiendo en la balsa

Con cierto sofoco por el calor y la subida, y con la cantimplora ya en las últimas levanto la cabeza del suelo… ¿Qué pasa allí arriba, al final de la cuesta? ¡El punto de llegada! Bocadillos, sandía, refrescos y una buena sombra… ahora ya puedo descansar y pensar en el camino recorrido.

Descanso en el punto de llegada junto a la balsa

Algunos deciden volver andando o seguir hasta la cima ¡valientes! yo esperaré al retén que se lleve a la última remesa de caminantes hacia el pueblo, quizá me encuentre con un profesor de un instituto catalán que cuente cosas interesantes, porque si algo tiene también la subida al Pico Caroche es que siempre se encuentra algo que aprender y una historia que contar. Veremos a ver que nos depara este año… ¿Os animáis?

En lo alto del Pico Caroche

Elevacion ruta Pico Caroche

FICHA TÉCNICA DE LA RUTA
Distancia total: 16,53 km
Tiempo total: 3:31:50
Elevación máxima: 1046 m Cabe destacar que el Pico Caroche se eleva 1126 m. sobre el nivel del mar, pero esta ruta no incluye la llegada a la cima.
Elevación mínima: 541 m
Aumento de elevación: 698 m

IMPORTANTE: Si vais a participar es conveniente informar al Ayuntamiento de Teresa de Cofrentes por motivos de organización y avituallamiento, podéis hacerlo vía telefónica llamando al 961 89 32 78.

La otra cara de Jalance: Los Cañones del Júcar

Vista general de los Cañones

Buscando lugares de nuestro Valle me tropiezo con esta maravilla que esconde Jalance. Tengo que confesar desde aquí mi gran ignorancia por no conocer este rincón tan especial que guarda el cauce del río Júcar. La ruta que os presento muestra un imponente paisaje que se deja ver al transitar por un antiguo camino que se construyó para la canalización de una conducción de agua.

Me calzo las botas de montaña, cojo la mochila y el agua. El camino comienza desde una pista forestal de gravilla, que si bien parece ser transitable durante un tramo en coche, no se recomienda hacerlo, ya que más adelante se estrecha. La pista va sujeta a una de las paredes que encauzan el Júcar. Conforme se adentra en el cañón, el camino se va elevando poco a poco sobre el río. Aún así en el trayecto no encontraréis grandes desniveles.

Pista forestal de gravilla

Lo primero que me muestra esta ruta son los frondosos árboles caducos que bordean el río y algunas huertas que aprovechan la tierra fértil y el agua del lecho.

Huertas en el Valle

Continúo mi paseo. Mi objetivo es atravesar los tres pequeños túneles que se reparten a lo largo de la ruta. La montaña por donde camino se cierra cada vez más aproximándose a la otra ladera. Las paredes se elevan y poco a poco me doy cuenta que estoy caminando sobre un desfiladero. Hay que tener mucho cuidado con la orilla de la pista, como se puede ver en las huellas que encuentro, esto literalmente es un camino de cabras.

Desfiladero

Huellas de cabras

Apenas pasados 15 minutos a buena marcha, veo el primer túnel. Unas marcas en la pared antes de acceder a este me dicen que el túnel es artificial. Estas muescas son los surcos donde se colocaba la dinamita para poder perforar la montaña. Este camino y los restos de casas, almacenes o refugios que me encuentro son vestigios del trabajo que se realizó para la canalización del río Júcar hasta el salto de Basta, cerca del Balneario de Hervideros.

Marcas de dinamita en la roca

Primer tunel sobre el Júcar

El Valle visto desde el túnel

Vertical de la montaña

Más adelante, 25 minutos después, llego al segundo túnel, el cual también tiene restos de algunos refugios o almacenes.

Refugios y almacenes

Segundo túnel de la ruta

Las paredes, cada vez más altas, forman desfiladeros que hasta los pies del río suman alrededor de los 200 metros. El camino discurre a unos 100 metros de este. El tamaño de la pared empequeñece a mis compañeros de viaje, haciéndolos minúsculos. También atrae mi atención un grupo de estalactitas que atestiguan la existencia de una cueva que no resistió el paso del tiempo.

Desfiladeros sobre el río

Personas minúsculas en la pared de la montaña

Estalactitas

El camino tiene varios puntos donde algunos derrumbamientos dificultan el paso, es importante tener cuidado, aún así, con un poco de habilidad y unas buenas botas se pueden sortear. A partir de estos derrumbamientos la pista se convierte ya en senda.

Pista después de derrumbamientos

Las paredes de enfrente también impresionantes nos dejan ver una enorme brecha en la roca; se trata del barranco de Robles, el cual, de normal seco en época lluvias, quizá nos muestre una bonita caída de agua. Se trata de un recorrido equipado para los practicantes de barranquismo.

Barranco de Robles - Brecha en la roca

Antes de llegar al último túnel, dos regalos de la naturaleza me hacen contener la respiración.

El ruido de unas piedras al caer descubre un grupo de cabritas que me observan quietas y tranquilas desde la pequeña cornisa en la que se mueven. Instantes después, mientras observo al grupo, una enorme águila sobrevuela el cañón. Mágico momento.

Cabras en una cornisa

Águila sobrevolando el Cañón

Atravieso el último túnel llegando al final del trayecto. Después de este, el camino se borra por la gran riada del año 1982. La vuelta me sirve para disfrutar por última vez del silencio y los paisajes que este cañón guarda a los ojos de pocos.

Río Júcar en Jalance

Poza del río Júcar

Final de la ruta - último túnel

CÓMO LLEGAR

Salir de Jalance por la carretera que baja al río en dirección al Balneario de Hervideros. Continuar por la carretera hasta alcanzar el desvío hacia “Río arriba” por el camino de la Peña María.

Indiicaciones desde Jalance

INFORMACIÓN SOBRE LA RUTA

  • Recorrido lineal. A lo largo de la ruta no hay pérdida, se camina siempre por el único camino que hay.
  • Duración de la ruta (ida y vuelta): a buen paso sobre 3 horas.
  • Dificultad técnica: fácil (se puede hacer con niños) hasta los primeros derrumbamientos. Dificultad media a partir de este punto.
  • Punto de inicio y final: 39.200654, -1.108788 – Mapa completo de ruta – Mapa de “Cómo ir desde Jalance”
  • Equipamiento necesario: Botas de montaña y agua.
  • OJO con el desfiladero. Si lleváis perros cuidado no se vuelvan locos si ven una cabra y salgan corriendo montaña abajo. Llevad sus correas para poder sujetarlos en ciertos tramos.

GRACIAS A

Colla Calderona – Cofrentes-Cañón del Río Júcar
Jose Moriano – Ruta Cañón del Júcar en Wikiloc

Back to top