La cabra montés

En un lugar del Valle podemos encontrar, si tenemos un poco de paciencia a éste animal. Este lugar es la Reserva Nacional de Caza de la Muela de Cortes. Cuenta con una superficie de 36.009 ha, repartidas entre los municipios de Bicorp, Cofrentes, Cortes de Pallás, Jalance, Jarafuel, Millares y Teresa de Cofrentes. En ella conviven tan agustico con sus primos los muflones, y con otras especies prioritarias como el gato montés, el águila calzada, el águila perdicera y el halcón peregrino entre muchos otros.

Yo suelo ir a buscarlas. No es difícil encontrarlas por la mañana y al atardecer cerca de los cortafuegos, a los que se acercan a comer en sus horas de máxima actividad. Tan sólo me subo al coche, acompañada por alguien que conduzca, desenfundo mi arma y espero tener suerte. Me mantengo tensa todo el trayecto, conteniendo la respiración asomada a la ventanilla, mirando hacia un lado y hacia otro del camino, esperando percibir cualquier movimiento, con el dedo preparado para disparar.

A veces hay suerte. Hoy quiero enseñaros algunas de mis capturas.

Y otras veces hay mucha suerte y puedes encontrar un precioso muflón como éste.

El muflón se distingue de la cabra montés por la mancha blanca en forma de silla de montar que tiene en el lomo, en el caso de los machos, y en el caso de las hembras por la ausencia de cuernos. Se trata de una especie originaria de algunas islas mediterráneas, que fue introducida en la península en los años 50 con fines cinegéticos, al contrario que la cabra, autóctona de la península ibérica, de aquí de siempre.

En común tienen el sitio en el que viven, los cortados por los que trepan, las plantas que comen, el agua que beben, y en común lo tienen también con nosotros.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *